Se encuentra usted aquí

Brutal asesinato en nombre de satán

Viernes 24 de Marzo, 2017
Dos pandilleros salvadoreños de la banda MS-13 han sido condenados por un crimen ritual cuya víctima ha sido una joven de 15 años en Texas (EEUU).

El pasado febrero, dos miembros de la violenta pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), de origen salvadoreño, comparecieron en la corte de la ciudad estadounidense de Houston (Texas), por cargos de secuestro agravado y tortura de una persona y el asesinato “satánico” de otra. Diego Hernández Rivera, de 18 años, y Miguel Álvarez Flores, de 22, secuestraron a una menor de 14 años de su escuela el 2 de febrero, reteniéndola contra su voluntad en un apartamento donde fue brutalmente violada por un pandillero. Cuatro días después fue trasladada a otra casa, donde vivían otros seis miembros de la banda y donde, según la víctima, Miguel Álvarez Flores tenía un “improvisado santuario satánico”, según informa ABC, siendo retenida en el lugar y drogada, durante dos semanas, mientras era reiteradamente violada.

Finalmente, logró escapar y contó a las autoridades no sólo su terrible odisea sino que durante su cautiverio conoció a una joven, de nombre Génesis, retenida en el mismo apartamento de Flores. Parece que ésta se corresponde con la joven salvadoreña de 15 años Génesis Lizbeth Cornejo, que desapareció el 19 de enero de la localidad texana de Jersey Village. Según la declaración de la superviviente, al parecer aquella joven, en un momento determinado, atacó a sus captores y destruyó el improvisado santuario satánico. La reacción del líder no se hizo esperar y respondió que “la Bestia requería el sacrificio de un alma”. Cuando la muchacha, cuya identidad no ha sido revelada para protegerla de represalias, se despertó al día siguiente, Génesis ya no estaba. El día 16 de febrero, su cuerpo era encontrado con varios disparos en cabeza y pecho. No era la primera vez que miembros de MS-13 realizaban crímenes espantosos: en septiembre del pasado año, tres estudiantes de secundaria fueron asesinados en Long Island, Nueva York, con un machete y un bate de béisbol.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario