Se encuentra usted aquí

Descubren el origen de la señal Wow!

Miércoles 07 de Junio, 2017
La misteriosa 'señal Wow!' detectada en 1977 y atribuida a inteligencias extraterrestres, fue en realidad el resultado del gas desprendido por cometas en tránsito.

La noche del 15 de agosto de 1977 ocurrió algo extraño. El operador que estaba de guardia. Jerry Ehman en el Observatorio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU) fue sobresaltado durante 72 largos segundos por una señal de radio que parecía proceder de Chi Sagitarii, un grupo de estrellas situado a 220 años luz de la Tierra. Perplejo, Ehman marcó la señal con un círculo en un papel y escribió a su lado «Wow!». Era la primera vez que alguien se encontraba con lo que podía ser un saludo de una civilización alienígena... O no.

Por más que el programa SETI dedicado a la búsqueda de vida extraterrestre en el espacio ha intentado rastrear la señal jamás ha vuelto a repetirse.

En abril de 2016, Antonio Paris, un profesor de Astronomía en el St Petersburg College de Florida, planteó una nueva teoría que podría explicar el origen de la famosa señal de radio «Wow!». En su opinión., la señal no habría sido enviado por ninguna civilización inteligente del espacio exterior, sino que habría sido emitida por un fenómeno astronómico explicable.

Sus cálculos la relacionaban con la emisión de hidrógeno de dos cometas llamados 266P/Christensen y P/2008 Y2 (Gibbs) mientras transitaban por el cúmulo estelar M55 en la constelación de Sagitario pero para comprobarlo fehacientemente era necesario esperar al 25 de enero de 2017. Ese día, el cometa 266P/C transitaba de nuevo el área de la señal «Wow!»  y el 7 de enero de 2018 lo hizo el P/2008 Y2.

Los resultados de su estudio han sido publicados recientemente por la Washington Academy of Sciences y confirman la teoría que Paris presentó en 2016, cuando indicó que la señal Wow! podría haber sido producida por los cometas 266P/Christensen y P/2008Y2(Gibbs), que fueron observados en la misma zona donde Ehman registró su descubrimiento. Con esta información, Paris refuta una teoría en favor de la existencia de vida extraterrestre inteligente.

De este modo, Antonio Paris explica que todos estos cometas están rodeados por enormes nubes de hidrógeno que producen ese tipo de señales, pero abre la opción a que su descubrimiento ayude a determinar la naturaleza de otras señales que se capten en futuro.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario