Se encuentra usted aquí

Detectan 6 misteriosas señales de fuera de nuestra galaxia

Martes 27 de Diciembre, 2016
Astrofísicos canadienses acaban de recibir seis poderosas señales de radio procedentes de los confines de la Vía Láctea.

Un equipo de científicos de la Universidad McGill, en Canadá, han detectado seis misteriosas señales procedentes de un mismo lugar, más allá de nuestra Vía Láctea que se conocen como FRB 121102 según recoge The Astrophysical Journal.

Estas rápidas ráfagas de radio (FRB – fast radio bursts) son algunas de las señales más escurridizas y explosivas que se han detectado espacio. Sólo duran milisegundos, pero en ese corto período de tiempo, generan tanta energía como un día entero de Sol. A pesar de ello, los científicos todavía no están seguros de qué las causa.

Las FRB  fueron descubiertas en 2007  pero hasta marzo de 2016 se pensaba que las ráfagas eran sólo eventos únicos, procedentes de lugares aleatorios alrededor del espacio sin un patrón discernible. Los investigadores estaban perplejos respecto a qué podría estar causándolas.

Pero ahora que se han detectado 16 de las señales procedentes del mismo lugar, los científicos podrían finalmente empezar a restringir las opciones que podrían estar causando los estallidos de gran alcance.

Las primeras 10 ráfagas de radio detectadas provenientes de esta región se identificaron por primera vez en marzo de 2016, pero en realidad ocurrieron en mayo y junio de 2015.

No sólo fueron las primeras FRB detectadas fuera de nuestra galaxia – el resto parecían originarse en la Vía Láctea – sino que también crearon un patrón de repetición de señales diferentes a todo lo que habíamos visto antes.

Seis de las ráfagas fueron registradas llegando al radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico en tan sólo 10 minutos entre sí, y luego se detectaron cuatro señales más extendidas durante el mes siguiente, todas procedentes del mismo lugar. 

Cuando el equipo volvió a mirar los datos, también vieron una FRB ocurrida en 2012 que parecía venir del mismo lugar, también, haciendo un total de 11 FRB desde un punto, e indicando que había algo ahí fuera más allá de la Vía Láctea que estaba produciendo regularmente estas señales extremadamente cortas e intensas.

El equipo no puede localizar la ubicación exacta del FRB 121102, pero en base a la forma específica en que se reducen sus frecuencias bajas, pueden decir que vinieron de muy lejos, fuera de la Vía Láctea.

Actualmente, la principal hipótesis para la fuente de las FRB procedentes de la Vía Láctea es la colisión cataclísmica de dos estrellas de neutrones, que forman un agujero negro. La idea es que a medida que esta colisión ocurre, grandes cantidades de energía de radio de corta duración explotan en el espacio.

Pero la naturaleza repetitiva de estas señales distantes, todas procedentes del mismo lugar, sugieren que no puede ser el caso – al menos para estas FRB en particular.

En cambio, las 17 ráfagas de radio detectadas en el FRB 121102 indican que algo menos dramático está ocurriendo: la hipótesis más probable en estos momentos para estas FRB galácticas exteriores es que provienen de un objeto exótico como una estrella de neutrones, girando con suficiente potencia para emitir regularmente los pulsos extremadamente brillantes.

Sin más evidencias, los investigadores aún no pueden decir con certeza lo qué está pasando.

«Si la FRB 121102 es un objeto único en la muestra actualmente conocida de FRBs, o si todas las FRBs son capaces de seguir un patrón repetitivo, su caracterización es extremadamente importante para entender los transientes de radio extragalácticos rápidos», escribe el equipo.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario