Se encuentra usted aquí

La NASA atribuye a un enjambre de cometas el misterio de la estrella KIC 8462852

Viernes 27 de Noviembre, 2015
La NASA y el misterio de la estrella KIC 8462852

Fue en 2011 y 2013 cuando la misión Kepler observó en dos ocasiones a la estrella KIC 8462852 y su extraño e inexplicable comportamiento ya que la luz de la estrella se atenuaba de forma drástica porque algo enorme pasaba por delante y la bloqueaba.

Una de las primeras ideas, investigada por el Instituto SETI y descartada, tal como una megaestructura extraterrestre que pase por delante, se estudia la influencia de una colisión de planetas o asteroides, que haya oscurecido el brillo de la estrella en nuestra dirección, o también del paso de un enjambre de cometas.

Dirigido por Massimo Marengo, de la Universidad Estatal de Iowa, Ames y publicado en Astrophysical Journal Letters apoya esta última posibilidad.

Una forma de aprender más acerca de la estrella es estudiarla en luz infrarroja. Kepler la observó en luz visible. Si un impacto planetario, o una colisión entre asteroides, estuvieran detrás del misterio de KIC 8462852, entonces debería haber un exceso de luz infrarroja alrededor de la estrella. Trozos de roca deberían estar a la temperatura adecuada para brillar en longitudes de onda infrarrojas.

Al principio, los investigadores trataron de buscar la luz infrarroja usando el telescopio WISE de la NASA pero no la encontraron. Esas observaciones fueron tomadas en 2010, antes de los extraños sucesos observados por Kepler y de cualquier colisión que hubiera levantado polvo.

Para buscar la luz infrarroja que podría haber sido generada tras estos raros eventos, lo investigadores recurrieron a Spitzer, que afortunadamente acaba de observar KIC 8462852 recientemente, en 2015.

Una manada de cometas

Pero, como WISE, Spitzer no encontró ningún exceso significativo la luz infrarroja procedente de polvo caliente. Eso hace improbables las teorías de colisiones rocosas y favorece la idea de que los cometas fríos son responsables. Es posible que una familia de cometas está viajando en una órbita excéntrica muy alargada alrededor de la estrella. A la cabeza de la manada habría un gran

cometa, que habría bloqueado la luz de la estrella en 2011, como se ha señalado por Kepler. Más tarde, en 2013, el resto de la familia, un grupo de fragmentos variados a la zaga, habría pasado por delante de la estrella y habría bloqueado otra vez la luz.

En el momento en que la estrella fue observada por Spitzer en 2015, esos cometas estarían más lejos, después de haber continuado en su largo viaje alrededor de la estrella, sin dejar firmas infrarrojas que podrían ser detectadas. Según Marengo, se necesitan más observaciones para ayudar a resolver el caso de KIC 8462852.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario