Se encuentra usted aquí

El Stonehenge del Amazonas

Lunes 31 de Julio, 2017
El descubrimiento de una especie de Stonehenge en el Amazonas promete abrir nuevos horizontes a los conocimientos que hasta ahora tenemos de tan misteriosa zona. ¿Quién lo creó y cuándo? ¿Cuál es la relación que existe entre este y un posible centro de civilización avanzada? Hablamos con la arqueóloga jefe de las excavaciones…
TEXTO Michelle Melchiorre (Hera Magazine)

El Amazonas es tal vez el único lugar en el mundo del que aún no conocemos todos sus recovecos. Existen múltiples zonas aún no exploradas, algo normal por  su enorme tamaño y densa vegetación. Ocultos bajo su exuberante vegetación, podrían pervivir los restos de una civilización que sigue siendo desconocida. Ante esta realidad oculta, el anuncio del descubrimiento de una especie de Stonehenge en el centro de la selva reavivó las especulaciones sobre la existencia de un posible El Dorado.

Lo cierto es que este descubrimiento está reescribiendo la historia de la región, en particular por la presencia de decenas de largos caminos, probablemente con centenares de kilómetros de longitud que en el pasado conectaban las diferentes ciudades. Además, el descubrimiento de los montículos, pirámides y geoglifos dejan claro que hace siglos, quizás un milenio, la región fue la cuna de una civilización sofisticada que sería el fundamento del levantamiento de este Stonehenge amazónico.

A través del estudio de la denominada estructura Calçoene se entiende que la cultura de la Amazonía de la zona dominaba la astronomía de la misma manera que su “gemelo” europeo. 

Las investigaciones han sido dirigidas por Mariana Petry Cabral y Joao de Moura Saldanha, arqueólogos de la IEPA, el Instituto de Investigación Científica y Tecnológica del Estado de Amapá. Con la primera hablamos…

¿Quién construyó Calçoene? ¿A qué niveles técnicos de construcción llegaba la cultura que lo levantó? 
Esta pregunta nos conduce a una historia de la investigación en la región de la desembocadura del Amazonas. A principios del siglo XX ya habían sido descubiertas estructuras megalíticas similares, aunque de menor importancia a Calçoene. En la década de los años 50 los arqueólogos Betty Meggers y Clifford Evans, pertenecientes a la Institución Smithsonian, trataron de definir la historia de la región a través de muestras de suelo recogidas en los yacimientos más importantes. Según ellos, serían un conjunto de edificios ceremoniales cuya construcción habría exigido un desarrollo sociocultural mayor de lo que se creía que existía en la época de los pueblos amazónicos. El material encontrado en la cerámica producida en Calçoene es amazónico, con estilos similares a los de otros trabajos locales, algunos con formas humanas y animales y adornos delicados, un estilo muy extendido en el Amazonas.

¿Cuándo se construyó y cómo consiguió llevarse a cabo su datación?
Aún no tenemos una fecha exacta. Por el momento, tenemos una vaga idea de la fecha de construcción a través de la comparación con la cerámica de estilo similar. Y se trata de un periodo muy amplio. El mismo tipo de cerámica ha sido fechada en épocas que varían entre el año 1 d.C. hasta el momento de la conquista por parte de las naciones europeas.

He leído que los bloques son de granito, un material cuyas características requieren un conocimiento avanzado de los materiales. La pregunta es: ¿De qué manera fueron cortados y procesados los bloques?  ¿Qué herramientas se usaron para ello?
Aún no tenemos idea de qué herramientas se usaron, porque no han encontrado la cantera de donde extrajeron las piedras. Pero sí sabemos que el granito utilizado en la estructura ayuda a la extracción de las losas de piedra. Es posible que los constructores se aprovecharan de la estructura de estas divisiones para eliminar los bloques que forman los círculos de piedra, lo que refuerza la idea de que conociesen las materias primas. Algunos bloques fueron cortados. Lo que está claro es que los indígenas tenían un gran conocimiento de las rocas y las técnicas para su extracción y utilización. Podemos calificarlos como geólogos de la antigüedad.

¿De dónde proceden las piedras? ¿Existen lugares en las cercanías o, como en Stonehenge, se vieronobligados a trasladarlos a cientos de kilómetros de distancia?
Hemos encontrado muchos lugares con la misma materia prima para la construcción de la estructura cerca del lugar. Sin embargo, en ninguno se encontró evidencia de la extracción y procesamiento de piedras, lo que habría permitido su identificación como la cantera de origen. Es posible que nunca se encuentre la cantera, ya que estos lugares se hallan cerca de los ríos, donde los procesos naturales son muy dinámicos. He leído que algunas piedras siguen una alineación astronómica. ¿Puede explicar qué alineaciones han sido identificadas? El complejo tiene un bloque de piedra con un agujero. ¿Cuál era su función? Cuando la estructura fue descubierta, dos piedras llamaron la atención al encontrarse desplazadas del centro de los círculos de piedra, poseyendo un formato diferente a los demás. En el momento del descubrimiento, el equipo estaba acompañado por el meteorólogo Elías Ávila, que constató que en la pendiente de una de las piedras había un ángulo similar al del solsticio de invierno que se corresponde en parte del Amazonas al comienzo de la temporada de lluvias. Éste es hasta ahora el único alineamiento astronómico que hemos hallado en la zona, pero creemos que existen otros. La piedra con el orificio es una incógnita para nosotros. Obviamente, ha de tener una función, ya que el agujero no es natural. Estamos trabajando con dos hipótesis, ambas relacionadas con la temporada de lluvias. Una, que el agujero se halla en la dirección de la salida del Sol el día del solsticio de invierno. La otra, que se dirige hacia el lugar por donde surge una constelación importante para los indígenas, en la mañana del 21 de diciembre. La presencia de alineaciones muestra un grado de evolución considerable de este pueblo.

¿Existe alguna otra realidad que demuestre una cultura avanzada del pueblo constructor?
En realidad, conocimiento de la astronomía es algo que tienen casi todos los nativos americanos, ya que su cultura dependía de la observación de la naturaleza. Lo que es único en el caso de esta estructura es que el pueblo Calçoene lo materializó en las alineaciones. Esto requiere una organización social diferente a la observada en grupos indígenas amazónicos de la actualidad. Esta organización social se desprende de la estructura, representada por el esfuerzo colectivo de cortar los bloques de roca, y trasladarla a ciertas distancias para lograr las alineaciones. Esto requiere una población importante y la presencia de líderes que motivan a dicha población a un gran esfuerzo. De la diferencia observada entre el pasado y el presente se pueden derivar de la conquista de América por los pueblos europeos, que tuvo consecuencias desastrosas para los indígenas. Esta estructura no sería en principio el resultado de una “civilización perdida”, sino más bien de algo que demuestra la riqueza de los indígenas amazónicos en el pasado precolonial.

¿Existe alguna relación entre esta estructura de piedra y otros signos de la civilización en el Amazonas investigados en los últimos años?La investigación de las últimas décadas ha puesto de manifiesto una riqueza cultural enorme. No hay evidencia de grandes asentamientos, pero la población puede haber sido la de verdaderas ciudades. Se construyeron cerámicas de gran importancia que implica un trabajo muy elaborado y especializado. Todas estas pistas, junto con Calçoene, muestran un pasado indígena más vibrante en el Amazonas, donde antes se creía que la vegetación había impedido el desarrollo de la civilización más allá del nivel tribal. Y existe un fuerte vínculo entre estos indicios. Se puede decir que hay símbolos comunes para la región, como urnas antropomorfas y zoomorfas, pequeñas estatuas de piedra y decoración de cerámica que indican un gran flujo de información durante todo el periodo precolombino.

¿Este “Stonehenge” del Amazonas puede haber sido un punto de referencia, un lugar de reunión para grupos tribales diferentes?
Sí, estamos investigando en una gran área alrededor de Calçoene para localizar otros sitios arqueológicos. Estamos encontrando, así como los centros de vivienda, varias estructuras similares, pero de menor importancia. Parece que estos otros “templos” de estructuras de piedra son más pequeños pero que los habitantes locales están interconectados. Calçoene pudo servir como centro de integración de los distintos grupos.

¿Cuáles son sus semejanzas con otras estructuras de diferentes partes del mundo?
Hay similitudes, sobre todo con las estructuras neolíticas europeas y otras africanas, como la circularidad del complejo, el uso de granito y la asociación con los fenómenos astronómicos. Esto origina una especulación sobre la relación entre estas regiones en el pasado, aunque creemos que no es cierta. Calçoene fue claramente levantado por los indígenas.

Todavía se habla de un reino mítico en la selva del Amazonas. ¿Puede ser que este sea un recuerdo distorsionado de la época en que vivieron en la Amazonía dichas civilizaciones antiguas organizadas y estructuradas, o existe algo más por descubrir?
Es una pregunta difícil de contestar, porque se trata de un mito tan grande como El Dorado. El hecho es que hay una gran cantidad de mapas creados durante el proceso de colonización en los que se marca el lugar en el que debería estar el famoso lago Parima y la legendaria ciudad cubierta de oro. Pero, realmente estos emplazamientos se han buscado durante siglos y nunca han sido encontrados y ninguno de los descubrimientos en la región indica la existencia de este territorio. Por supuesto, este mito se originó, en parte, en las descripciones de los primeros europeos en entrar en la Amazonía, ya que ellos hablaron de las grandes ciudades a lo largo de los ríos. Pero gran parte se debe también a la codicia de los conquistadores, que, deseosos de oro, acabaron por crear el mito. No creemos que exista algo muy diferente que se vaya a descubrir en la selva amazónica. Actualmente, con el satélite es posible un alto grado de precisión, y éste no indica nada muy diferente de lo ya encontrado. Una pregunta importante sobre la investigación, debería centrarse en las pistas que presumen grandes concentraciones de población y una importante organización sociopolítica de diferenciación organizaciones, y a partir de ello pensar cómo se transformó el medio amazónico. Algunas pistas se conocen desde hace décadas, pero nunca antes se había interpretado de esta manera. Lo que ha cambiado, por lo tanto, no es tanto la cultura material que se investiga, sino el pensamiento de los arqueólogos.

¿En qué momento de la excavación nos encontramos? ¿Cuáles son sus próximos pasos?
Las excavaciones han destapado indicios acerca del uso ceremonial del lugar, como la cerámica colocada junto a las piedras. Parece que se mantuvieron expuestos durante mucho tiempo; otros tal vez fueron intencionadamente rotos. Otro dato importante que hemos encontrado son las fosas. Estas estructuras son de unos 1,5 metros de diámetro y dos metros de profundidad, con una cámara lateral excavada en el fondo. En esta sala se depositarían las urnas funerarias, por lo general en forma humana, mezcladas con tierra que contiene huesos cremados. Las excavaciones mostraron que algunos de estos pozos han sido abiertos y saqueados. También hemos sido capaces de comprender la ubicación original de algunos bloques que ahora están destruidos, lo que permite la reconstrucción, al menos virtual, de partes de la estructura. Próximamente, la investigación se dedicará a la cartografía y la excavación de la caja, con el objetivo de entender la sociedad que erigió este lugar monumental.

KOROROTI, EL MESÍAS DE LOS KAYAPÓ
Para algunos, la misteriosa Amazonía es conocida por la presencia de una tribu, ubicada en el Estado de Pará, llamada kayapó. Hace 25.000 años, un dios llamado Bep Kororoti, había bajado del cielo para vivir entre los indígenas, a los que enseñó sus artes, desde la caza a la agricultura, antes de regresar a su origen. La peculiaridad de Bep Kororoti era el vestido con el que se cubría por completo, una especie de traje de buceo. Además se acompañaba por una especie de palo del que surgían flechas con las que podía matar a su antojo. También podía matar quien lo tocara. Kororoti ascendió al cielo entre las llamas de un impresionante fuego. No es difícil rastrear el vínculo de la historia con diferentes tradiciones de tantas civilizaciones.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario