Se encuentra usted aquí

Ufólogos con sotana

Martes 27 de Junio, 2017
¿Qué opinan los siervos de la iglesia ante las cuestiones que tratamos en Enigmas? ¿Habrá vivido alguno de ellos alguna experiencia o se han volcado en la investigación de anomalías.? Pues bien, he aquí algunos ejemplos incluidos en el libro Dossier de lo insólito, de David Cuevas

El "padre platillo”, así es como se conoce en ciertos cenáculos a Enrique López Guerrero. Fue el popular párroco sevillano que hizo público el famoso asunto UMMO. Y es que este hombre de Dios no sólo siguió opinando hasta el fin de sus días que los extraterrestres no sólo nos visitaban, sino que aparecían ya en el Antiguo Testamento, habían experimentado con humanos y que se encuentran, a día de hoy, infiltrados entre nosotros.

López Guerrero cursó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Hispalense y se licenció en Psicología por la Universidad de Barcelona. Se ordenó sacerdote en 1955, empezó a interesarse por la ufología en 1965 y escribió su único libro, Mirando a la lejanía del Universo –Plaza y Janés– en 1978. Los 10.000 ejemplares de la primera edición del mismo se agotaron en tres meses.

Enrique López Guerrero

“La que se armó, fue la de Troya”. Así es como don Enrique, afincado en vida en el sevillano pueblo de Mairena del Arcor, recordaba cuando le entrevisté para ENIGMAS en diciembre de 2008, el inicio mediático del que sería el asunto de supuesto contactismo OVNI más importante, no sólo de España, sino del mundo entero. Y es que, a finales de septiembre de 1968, el mentado sacerdote concedió una entrevista histórica al periodista del diario ABC Benigno González en la que aseguraba al avispado redactor que creía en los extraterrestres. Y no sólo eso, sino que se encontraban infiltrados entre nosotros, estableciendo una fluida comunicación con un reducido y clandestino grupo de ufólogos españoles.

“Los extraterrestres conviven con nosotros hace varios años”, titulaba el rotativo ABC hace casi cinco décadas.

Él mismo protagonizó su propio avistamiento OVNI, que me narraba así: “Lo vi en 1989. Fue visto en toda Andalucía Occidental, mientras yo paseaba por una carretera cercana, haciendo rehabilitación. Debía de ser una nave nodriza”. Y ante la posibilidad de que dichas “naves nodrizas” sean de procedencia extraterrestre, el clérigo lo tenía bien claro: “Evidentemente, nosotros no tenemos tecnología ni conocimientos para algo semejante”. Y no sólo eso, sino que, “perfectamente, pueden existir extraterrestres infiltrados entre nosotros. Desde el momento en que tengan una anatomofisiología muy semejante a la nuestra… sería la mejor manera de estudiarnos”.

En lo que respecta a la conocida hipótesis de que esas supuestas naves extraterrestres estuviesen ya presentes en el Antiguo Testamento, el padre Enrique no es que creyera “en esa posibilidad, creo en la realidad. En cuanto a los carros de los ángeles o de Yahvé… dichos ángeles eran los emisarios, que hablaron por Dios. Estaríamos ante extraterrestres de tipo angélico, pero también en una gradación jerárquica, ya que hay enviados de Yahvé de todas clases…”.

OTROS “UFÓLOGOS” CON SOTANA
No sólo hubo un “padre platillo” en España, pues fueron otros los interesados, e incluso algo más, en lo que concierne al tema OVNI. Por ejemplo, el sacerdote vallisoletano Severino Machado fue la quinta persona en escribir un libro dedicado al asunto en España tras J. M. Diez Gómez, Manuel Pedrajo, Enrique Miguel Borjas y Francisco Jurado. Fue en 1955 y se llamó Los platillos volantes ante la razón y la ciencia. En él, disertaba acerca de una historia fascinante como fue la protagonizada por Alberto San Martín y su piedra “del espacio”, asunto ampliamente investigado por mis compañeros José Antonio Caravaca, Pablo Villarrubia y José Juan Montejo.

Antonio Felices

Aparte de Machado, uno de los entrañables hombres de Dios que se lanzaron no sólo a teorizar sobre el asunto sino incluso a investigarlo es otro pucelano de nombre Antonio Felices. Este avistó un OVNI junto a otros muchos testigos y llegó a realizar sus propias pesquisas en el caso del tractorista Emiliano Velasco, ocurrido el 17 de julio de 1975 en Pedrosa del Rey (Valladolid), y en el que un extraño objeto disparó una especie de proyectil, llegando a realizar una perforación de 5 milímetros en el cristal del vehículo. Ni corto ni perezoso, y escopeta en ristre, el propio Felices hizo sus comprobaciones disparando a un cristal situado a la misma distancia entre el OVNI y el tractor del testigo. El resultado, el vidrio se hacía añicos.

Otro caso llamativo es el de Jeremías López de S., cuyo nombre real fue Juan Francisco Arroyo Mateos. Nacido en 1925 y fallecido el 21 de abril de 2008, a los 83 años, este capellán en la residencia de ancianos Condesa de la Encina de Brozas (Cáceres) era particularmente conocido por cosas tan inusuales como, entre otras, defender el sacerdocio femenino. De hecho, en Mata de Alcántara, su primer destino, eran muchos los feligreses que no acudían a la misa de los domingos, por lo que decidió tomar alguna medida. Era una época de enormes necesidades para la población que se veían paliadas de alguna manera por los populares bonos de ayuda americana, de modo que nuestro párroco entregaba, hasta finales de los años 50, uno todos los domingos a los fieles que acudían a la iglesia, medida que trajo consigo una afluencia masiva. Absolutamente recomendable, a este respecto, la entrevista que el Doctor en Historia y filósofo, Lino Camprubí Bueno, le hizo el 27 de octubre de 2002 para el número 13 de la revista El Catoblepas.

En lo que nos atañe, llegó a escribir varios libros en los que, de una u otra manera, tocaba el asunto OVNI y extraterrestre de una forma un tanto peculiar hasta que fue presionado por sus superiores para que dejase de hacerlo. Algunos de sus títulos: Un mensaje de otro mundo; Próxima, histórica y auténtica venida de los extraterrestres y subterrestres y lo que harán en la tierra o Hay extraterrestres malos que ayudan al anticristo de quien se asegura que ha nacido ya y reside en

Otro caso llamativo es el del jesuita gallego Pedro Pablo Requejo, fallecido en julio de 2013, a los 85 años, y al que tuve ocasión de entrevistar tanto en la radio como en persona. Él también llegó a avistar un par de OVNIs e incluso estaba en relación permanente con ciertos grupos de los llamados contactistas. Él mismo me contaba cómo era consciente de “las últimas comunicaciones de extraterrestres que se proyectan mentalmente con estas personas, hasta hace un mes. Lo hacían todos los viernes por la noche a las 22 horas, y conectaban con este grupo a través de Internet. Admitían a un Dios universal y oraban para prepararse con vistas al cambio que estaba por venir, con el objetivo de que evolucionásemos todos con vistas a un cambio interior”. Curioso.

Salvador Freixedo, Cuevas y JJ, Benítez

Y no podemos acabar el repaso de estos “ufólogos” con sotana sin mentar a Salvador Freixedo, sacerdote jesuita enormemente conocido por los aficionados a las anomalías que tiene una visión muy clara no sólo de que esos extraterrestres existen, sino que a éstos “les gusta la sangre, se mezclan con los humanos y son muy negativos.

Lo llevo diciendo desde hace años, el fenómeno OVNI es ácido sulfúrico para las religiones. Estamos atontados,  idiotizados por ellos.

Vivimos en un gran holograma, en una estrategia de control mental mundial”, según me confesó. Tal y como escribió de su puño y letra para una reunión de investigadores realizada en Santiago de Compostela en abril de 2014, “en el fenómeno OVNI hay dos niveles, el material y visible y el inmaterial e invisible. El material es el de la infinita casuística en la que hemos estado entretenidos 50 años. El inmaterial es mucho más importante, es el que tiene que ver con la mente y el espíritu, es decir, con la religión y la alta política. Somos alimento de los dioses y, como hay muchos tipos de dioses, se alimentan de maneras muy diferentes”. Y a este respecto, continuaba diciendo que “el alimento de algunos es psíquico, inmaterial, digamos que eléctrico y hasta puramente espiritual. El odio, el rencor y el dolor que se materializan en las guerras es buen ejemplo, y se lo hemos estado proporcionando durante siglos.

El alimento de otros es más material. Los dioses no comen carne, pero no estén muy seguros…”. Y no sólo eso, sino que, según el polémico ex jesuita, “hay cuatro tipos de inteligencias extrahumanas –no confundir con la tipología de alienígenas– que interfieren en nuestras vidas. Y de estos cuatro, unos son positivos y otros negativos”. Para cerrar este repaso, lo hacemos con las últimas palabras de Freixedo en dicho comunicado: “Hasta hace poco, los extraterrestres negativos habían tenido mucha más influencia, pero creo que en estos últimos años los que nos quieren ayudar han empezado por fin a actuar, y en este mismo momento está teniendo lugar una enorme batalla entre ellos. Batalla de la que mucha gente empieza ya a darse cuenta. De no ser así, vamos a toda velocidad hasta el suicidio del planeta”. 

Sigue leyendo este reportaje en el nº248 de la revista ENIGMAS

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario