Se encuentra usted aquí

Centros Lebensborn: las guarderías de Hitler

Miércoles 18 de Octubre, 2017
Lugares ideados para la “cosecha” de una raza aria pura, las guarderías Lebensborn fueron otra de las aberraciones del III Reich.
Óscar Herradón

En diciembre de 1935, en pleno auge de su poder, sumido en su locura racial, Heinrich Himmler, líder de las SS en el Tercer Reich alemán, fundó el Lebensborn e. V. o, “Manantial de la Sociedad de la Vida” o “Fuente de Vida”, centros de maternidad especiales destinados a las madres solteras de “sangre aria” que se habían quedado embarazadas de hombres de las SS o de policías. Allí tendrían a sus hijos en secreto en medio de los más exigentes cuidados. Los centros Lebensborn serían un gran campo de pruebas genético de la “pureza” de la raza, verdadera obsesión del Reichsführer y del partido nazi.  Después, la idea era entregar a esos retoños “arios” a las familias de la Orden Negra que quisieran adoptar a un hijo. La principal intención era evitar que se produjeran abortos, privando así al Reich de un nuevo vástago ario.

El objetivo principal del programa era proveer a los miembros de las SS y a los alemanes “racialmente puros” de incentivos con la intención de fomentar la concepción.

El 13 de septiembre de 1936, el Reichsführer-SS dirigía una hoja informativa a sus guardias negros donde informaba sobre la creación de dicha organización y sus obligaciones, entre ellas, “la ayuda para familias racial y biológica-hereditariamente valiosas”.

GUARDERÍAS NAZIS
Este programa estaba dedicado a producir una raza superior cuyo número creciente proporcionaría al Reich, en palabras del jefe médico del mismo, “600 regimientos extra en un plaza de 30 años”. El Lebensborn pertenecía a la RuSHA, la Oficina de Raza y Reasentamiento –el nombre lo dice todo– y era administrado por su Departamento de Familias o Clanes conocido como Sippenamt.

El primer centro se abrió en Steinhöring, cerca de Múnich, en 1936, y poco después el Departamento de Familias estableció oficinas para el bienestar familiar, con la intención de ocuparse de las viudas o de los huérfanos de las SS.

En octubre de 1940, a medida que las fuerzas alemanas se reagrupaban para un ataque relámpago contra Francia, y cuando el Tercer Reich estaba doblegando sin piedad a todos sus contrincantes, Himmler promulgaría una orden que provocaría un gran revuelo por su contenido estrambótico, pero que iba en la línea de su anterior política Lebensborn. Había sido escrita en forma germánica antigua y, según ésta, la muerte de los mejores hombres en el campo de batalla no era lo más trágico, sino la falta de niños, pues estos soldados no podían reproducirse al estar en el frente. La idea parece que era animar a los varones que aún estaban en Alemania a mantener relaciones con las esposas y las novias de los que estaban desplegados. Pronto empezaron a circular rumores sobre los excesos sexuales y el desenfreno que tenían lugar en los centros Lebensborn, aunque muchas de las cosas que sucedieron tras aquellas paredes continúan siendo un auténtico misterio.

Para acallar los rumores de que dichos centros eran burdeles o “clubs oficiales de las SS”, se acabó por negar a los padres el privilegio de visita, y las instalaciones eran patrulladas día y noche por guardias de la calavera con perros policía.

Tras la guerra, se informó, probablemente de forma falsa, que los centros pertenecientes al Lebensborn eran una especie de laboratorios de reproducción selectiva, pero todo parece indicar que los SS no eran forzados a mantener relaciones sexuales con parejas seleccionadas. La idea era promover el crecimiento de poblaciones arias “superiores” mediante excelentes cuidados médicos, y las aspirantes, como ya era moneda común, debían atestiguar su ascendencia aria y eran expuestas a numerosos reconocimientos para comprobar que no padecían enfermedades y que sus vástagos serían “perfectos”.

Así, el programa racial del Reichsführer- SS alcanzaba connotaciones delirantes que inevitablemente desembocarían en la tragedia final.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario